Andrea Frazier

Andrea Frazier is a sophomore majoring in Journalism and minoring in Spanish.

No es un ciervo es Bambi

“Es Bambi,” dice mi madre anfitriona, Araceli. Estamos en una cueva, o lo que parece, un restaurante muy cerca de la Plaza de Zocodover que se llama La Abadía. Antiguas estructuras de piedra y madera forman las paredes y el techo del comedor. En Toledo, la gente valora mucho el pasado y se aprecia una mezcla de lo antiguo y lo nuevo por toda la ciudad. Es una mezcla que estoy disfrutando mucho ahora mismo.

Hoy viernes hace seis semanas que he estado en Toledo. Estoy cenando en esta cueva/restaurante con Araceli—y mi papi real, de los Estados Unidos. Él está aquí como parte de un pequeño cambio en su viaje de negocios cuyo destino final es Alemania.

Como ninguno puede comunicarse muy bien usando el idioma del otro, estoy jugando el papel de traductora entre mi madre de aquí y mi papi de allá. Sin embargo, todavía cuando estudiamos nuestro menú, hay palabras que no sé—como el nombre del plato que Araceli quiere pedir para que podamos compartirlo los tres.

“¿Ciervo?”

“No, Bambi,” repite Araceli.

De repente, ambos mi papi y yo nos reímos y asentimos con la cabeza. Entendemos.

Esta es una lección importante que he aprendido durante mi tiempo en España. Aunque la lengua no es universal, los gestos, el comportamiento, una buena voluntad de aprender y, a veces, las referencias a los dibujos animados, lo son. Por eso, un gesto durante la cena y decir “Gracias” o “Muy bien,” acompañado por una sonrisa es suficiente por parte de mi papi que se encuentra visitando Toledo. Pero tengo aspiraciones más allá de las repuestas monosilábicas.

Para aumentar mi especialización en el periodismo, estoy estudiando español en la Universidad de Ohio con la meta convertirme en una hablante fluida. Decidí mejorar mi fluidez como un modo de expandir mis destrezas como periodista, y con la esperanza de ser competitiva en el mercado de trabajo después de graduarme. Y no hay un modo más efectivo que la inmersión cultural.

Desde mi llegada a España, me he dado cuenta que quiero aprender español por razones personales también. Por eso disfruto la oportunidad de vivir en un hogar español (o, más precisamente, un piso) durante mi visita a Toledo.

La inmersión no es un examen oral de clase. Necesito comunicarme para sobrevivir. Por primera vez en mi vida, no tengo alternativa —Araceli y yo charlamos en español en casa. Si quiero expresar mis ideas o pedirle alguna información, tengo que encontrar el modo de hacerlo en español. Mi inglés es totalmente inútil.

Además, la comunicación no es el único imperativo para sobrevivir y transmitir una información integral. He conocido a muchas personas durante estas semanas en España, y cada una es diferente, interesante y tiene mucho que ofrecer en una conversación. Descubrí que si llego a dominar la lengua española, puedo abrir la puerta para aprender más sobre las personas que hablan español por todo el mundo, incluso en mi propio país. Me encanta viajar, y mi meta como periodista es hacer algo positiva en la vida de la gente. Creo que si puedo comunicarme y entender efectivamente en español, expandiré mis conocimientos y mi capacidad de conocer y crear interés en las vidas de las personas de todo el mundo y de los problemas que afrontan.

Afortunadamente, uno de los mejores modos de aprender español y vocabulario útil es el entretenimiento. Las mismas cosas que disfruto hacer en mi tiempo libre en Estados Unidos—leer libros, periódicos y revistas, ver películas y la tele—son las claves del  éxito en el viaje de aprender otro idioma. ¡Y están en todos los lugares! Esta es la belleza de la inmersión.

Por supuesto, lo más importante sobre la inmersión es utilizar todas las oportunidades para hablar en español cara a cara. Experimentar situaciones nuevas para añadir variedad a tu vocabulario, y a los temas para poder comprenderlos y discutirlos. La cena en una cueva, jugando el papel de traductora, y pensando en el “Bambi” que vamos a probar es un buen lugar para empezar.

_________________________________________________________________________________

Diarios y experiencias

14/1/2012

Facebook y Skipe

¡Me encantan los fines de semana! Hoy, me desperté temprano, a las ocho, y fui a la biblioteca del Alcazar con Araceli. Ella estudiaba para una prueba y yo quería conectarme al Internet, porque no lo tenemos en nuestro piso.  Lo necesito para hacer mi tarea, pero cuando tengo la oportunidad de conectarme, siempre paso todo el tiempo en mi correo electrónico, Facebook y Skype. Antes de este viaje, yo no sabía lo difícil que sería la comunicación con mis amigas y mi familia en Estados Unidos. Hay una diferencia de seis horas, y es demasiado caro hablar con ellos por teléfono. El tiempo que paso conectada con ellos es limitado y precioso.

Pero, porque hay Internet en la bodega, utilicé la mayoría de este tiempo hablando con mis padres y mi amiga Michelle en Skype, y un poco haciendo mi tarea. Extraño a mis amigas y a mi familia.

26/ 1/ 2012

¡Visitas gratis!

Hace una semana fuimos a Lisboa, Portugal, el primer país de Europa que he visitado. Me gustó mucho, pero el Portugués y el Español no son parecidos, como pensaba. Sin embargo, no es un problema porque parecía que toda la gente hablaba inglés. Pasamos un buen tiempo en Lisboa.

Dormimos la noche del jueves en el aeropuerto, porque teníamos el vuelo a las 6:40 de la mañana. Supongo que esta es la vida de una estudiante. Cuando llagamos, subimos al hostal. ¡Qué bonito! Era mi primera experiencia en uno, y ahora mis expectativas son muy altas. Había un patio con una vista del río Tajo y wifi gratis. Teníamos acceso a la cocina y salas para descansar y socializar. La mejor parte fueron las visitas de caminar gratis por la ciudad. Fue la oportunidad para ver la arquitectura, la cultura y la gente de Lisboa. Después de mi primer viaje, no puedo esperar viajar más.

—-

27/ 1/ 2012 

¿Salir o ir de marcha?

Decir “salir” o “ir de marcha” significa algo totalmente diferente en los Estados Unidos. Primero, en Estados Unidos a una persona menor de 21 años de edad no se le permite beber alcohol legalmente. No es que los adolescentes estadounidenses no beban alcohol. En los dos países, tomar con amigos es algo social. Sin embargo, en España tomar bebidas es una oportunidad para socializar y pasar un buen tiempo con amigos. En Estados Unidos, normalmente el gol es estar borracho.

La juventud en España va a bares, restaurantes y discotecas cuando salen. Por otro lado, para entrar a un bar en Estados Unidos, una persona menor de 21 necesita una identificación falsa. Beber no está prohibido, por eso, hay menos problemas en Europa.

29/ 1/ 2012

Compartir en familia

Mi aspecto favorito de vivir con una mujer española es que puedo hablar y pasar tiempo con ella y su familia. Hoy fui con Araceli al pueblo donde viven sus padres. Su hermana y su familia y algunas amigos estaban ahí también, y fue la gran oportunidad de experimentar la cultura española y practicar mi español. Me gusta mucho ver casas españolas. También, algunas de mis personas favoritas son los sobrinos de Araceli, que tienen 6, 8 y 12 años. Como los tres están aprendiendo inglés, podemos charlar en las dos lenguas. Puedo aprender y enseñar al mismo tiempo. Mis clases aquí son en la Universidad, pero oportunidades como estas existen sólo en un país donde se habla español.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: